Palau del Reial, Regne de València - Sede de la Administración del Reyno
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Estatutos de la Capilla Heráldica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nicolino
avatar

Mensajes : 1226
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Localización : Játiva, Reino de Valencia

MensajeTema: Estatutos de la Capilla Heráldica   Jue Ene 03, 2013 10:16 pm

Citación :


    ESTATUTOS DE LA CAPILLA HERÁLDICA DE SAN GABRIEL



    Título I: Sobre la Capilla Heráldica como Institución Real.

    Art. 1.- La Capilla Heráldica Real del Reino de Valencia se encuentra en la Capilla de San Gabriel, en las dependencias del Palacio Real, sito en la Dos Veces Leal ciudad de Valencia.

    Art. 2.- La Capilla Heráldica es la Institución Real que regula los títulos de Nobleza y sus reglas de blasonamiento, así como otros asuntos que conciernan a la Nobleza del Reino. Serán sus principales funciones el registro de armoriales, la resolución de asuntos referentes a los vínculos de vasallaje, y la validación de testamentos, así como la confirmación de sucesiones y herencias.

    Art. 3.- Dependerán de la Capilla Heráldica las Crónicas del Reino, así como la Cartografía de Valencia, la disposición de feudos y heredades, y la distribución de las propiedades en las ciudades de realengo.

    Título II: Sobre los Oficiales Reales integrantes de la Capilla Heráldica

    Art. 1.- La Capilla Heráldica del Reino de Valencia está compuesta por Altos Oficiales y Oficiales de Armas.

    Art 2.- Se hallarán incluidos en el término de Altos Oficiales el Heraldo Mayor, el Cronista Mayor, y el Notario Real.

    Art 3.- Se hallarán incluidos en el término de Oficiales de Armas todos los Heraldos de Armas sin distinción de rango, los Cronistas del Reino y los Notarios locales, dependiendo los Heraldos de Armas del Heraldo Mayor, los Cronistas del Reino del Cronista Mayor, y los Notarios locales del Notario Real.

    Título III: De las funciones de los Oficiales Reales en la Capilla Heráldica

    Art. 1.- El Heraldo Mayor es el responsable máximo de toda la Capilla Heráldica Real y cuenta entre sus funciones las siguientes:


    ☩ Creación de armoriales, que incluyan el blasonamiento de la nobleza, las familias y los individuales.
    ☩ Confección y validación de blasones, o su adecuamiento a las normas heráldicas.
    ☩ Confección y validación de sellos oficiales y particulares .
    ☩ Control del uso de los títulos nobiliarios.
    ☩ Informar al Rey de forma periódica del estado de la Res Nobilis en el Reino.
    ☩ Validación de testamentos y reconocimiento de líneas de sucesión legítimas.
    ☩ Confirmación de últimas voluntades y/o legados de títulos en vida y asegurarse de que sean cumplidas.
    ☩ Legitimización de reclamaciones sobre títulos nobiliarios, previa sanción del Rey.
    ☩ Estudiar las propuestas de ennoblecimiento y vasallaje, y llevarlas ante el Rey y su Consejo.
    ☩ Decidir en causas dudosas de hechos de armas.
    ☩ Denunciar las guerras y asentar paces.
    ☩ Hacer de testigo de los actos de valor.
    ☩ Presidir ceremonias y juegos.
    ☩ Cesar, elegir y/o nombrar Heraldos de Armas que le asistan en su labor.


    Art. 2.- Los Heraldos de Armas ayudarán al Heraldo Mayor en su cometido y llevarán a cabo las acciones que su superior directo les encargue dentro de sus propias funciones, debiendo establecerse cuál de los Heraldos sustituirá al Heraldo Mayor en caso de ausencia.

    Art. 3. - El Chronista Mayor, será el segundo Alto Oficial integrante de la Capilla Heráldica, y entre sus funciones se hallan:


    ☩ Llevar a cabo la narración en forma de crónicas, de todo acontecimiento importante para el reino, y su historia, así como de de aquellos sucesos que el Rey considere oportunos resaltar.
    ☩ Registrar la sucesión en los títulos nobiliarios.
    ☩ Registrar la sucesión en los cargos de las instituciones reales.
    ☩ Advertir las hazañas militares testificando de ellas para su remuneración y premio.
    ☩ Narrar los hechos heroicos y méritos de las Casas nobles para la inclusión en sus genealogías o para las divisas que el Rey deseara otorgar a la Casa.
    ☩ Cesar, elegir y/o nombrar Cronistas Reales que le asistan en su labor.


    Art. 4.- Los Cronistas Reales asistirán al Cronista Mayor en sus funciones y llevarán a cabo las acciones que su superior directo les encargue dentro de las suyas propias. Asimismo deberá decidirse cual de los Cronistas Reales reemplazará Cronista Mayor en caso de ausencia.

    Art. 5. - El Notario Real será el tercero de los Altos Oficiales, y sus funciones las siguientes:


    ☩ Confeccionar y mantener actualizados los mapas territoriales de la Nobleza feudataria existente en el reino de Valencia, delimitando sus feudos y propiedades.
    ☩ Señalar las posesiones de realengo y su ubicación.
    ☩ Marcar los límites de las reclamaciones del Reino y su soberanía de iure sobre los territorios que le pertenecen.
    ☩ Dirigir a los Notarios Locales en la confección de los mapas y catastros de las ciudades del Reino.
    ☩ Mediar, y si está entre sus posibilidades, solucionar, disputas territoriales sobre posesiones y superposiciones de feudos y soberanías en determinado lugar geográfico.
    ☩ Cesar, elegir y/o nombrar Notarios Locales.



    Art. 6.- Habrá un Notario Local por cada ciudad del Reino con representación en Cortes. Sus funciones serán confeccionar los mapas locales, asentar las posesiones de los habitantes de las ciudades dentro y fuera de los muros de las mismas, y todas aquellas que les encargara el Notario Real y se hallasen dentro de sus propias obligaciones. De la misma forma, debería designarse un Notario Local que reemplace al Notario Real en caso de ausencia.

    Título IV: Sobre el nombramiento de los integrantes

    Art. 1.- El Heraldo Mayor será nombrado por el Rey de Valencia, y en su ausencia por su Regente, y si no lo hubiera por el Consejo Real. Al tener estatus de embajador personal del Rey, corresponde a este el privilegio de su nominación.

    Art. 2.- Corresponderá al Heraldo Mayor elegir y nombrar Heraldos de Armas, con las funciones ut supra fijadas. Estos Heraldos de Armas que nombre, tendrán un tiempo como aprendices, y serán confirmado en sus funciones cuando este concluya.

    Art. 3.- El Cronista Mayor será nombrado por el Rey de Valencia y en su ausencia por su Regente, y si no lo hubiera por el Consejo Real. Al ser quién registre los acontecimientos del Reino y quién testimonie hazañas militares, actos heroicos y sucesiones en títulos y cargos, debe tener la confianza del Rey y a este le corresponde su nombramiento para confeccionar los anales durante su reinado.

    Art. 4.- Corresponderá al Cronista Mayor elegir y nombrar Cronistas Reales, con las funciones anteriormente señaladas.

    Art. 5.- El Notario Real será nombrado por el Rey de Valencia, y en su ausencia por su Regente, y si no lo hubiera por el Consejo Real. Al ser quién delimite su soberanía y quién defina los territorios de los feudos a concederse, así como el realengo, deberá ser un funcionario de confianza del Rey, por lo que a este pertenecerán los privilegios de su nombramiento.

    Art. 6.- Corresponderá al Notario Real el nombramiento de Notarios Locales por ciudad, pasando a tener estos las funciones fijadas en esta ley.

    Título IV: Sobre la Destitución

    Art 1.- Para cualquier Alto Oficial o Oficial de Armas de la Capilla heráldica serán causa de destitución la dejación injustificada de sus funciones, su expreso pedido, el incumplimiento de estos Estatutos, o el desacato/incumplimiento de los pedidos realizados por su superior.

    Art. 2.- Hacer efectiva la destitución corresponderá al mismo cargo que le nombró.

    Título V: Sobre el incumplimiento de los Estatutos nobiliarios

    Art. 1.- La usurpación de un Título Nobiliario, de un escudo o adecentar el propio con ornamentos que no le correspondan por nobleza y/o cargo institucional; es considerado delito de Traición en el Reino de Valencia y será perseguido por los tribunales mediante juicio público conducido por la propia Capilla Heráldica.

    Art. 2.- La Capilla Heráldica podrá requerir de la presencia y actuación del Juez en caso de requerirlo para poner castigo a un delito que sea considerado grave.

    Art. 3.- Todo aquel al que le halla sido retirado un título nobiliario y continúe portando las armas y ornamentos que lo distinguían como tal, incurrirá en un delito de desorden público y será debidamente denunciado por esta Capilla Heráldica, en caso de que la advertencia escrita previamente enviada, sea ignorada.

    Art. 4.- Todo aquel que esté haciendo uso de un escudo considerado No Válido por la Capilla Heráldica, incurrirá en un delito de desorden público y será debidamente denunciado por esta Capilla Heráldica, en caso de que la advertencia escrita previamente enviada, sea ignorada.

    Título VI: Del blasonamiento, la glíptica y todo lo que atañe al oficio de los Heraldos

    Art. 1.- Las cuestiones concernientes al blasonamiento, la glíptica, y la heráldica cómo disciplina en sí misma, serán recopiladas, reguladas y modificadas por los Heraldos en base a los Tratados y Reglas internacionales, hallándose éstas leyes de la Heráldica protegidas por éste Estatuto.

    Art 2.- Será deber de los Heraldos velar por el cumplimiento de éstas normas en su labor, y la aplicación de las mismas al blasonamiento y al reconocimiento de los blasones y armoriales, pudiendo adaptarlas y ampliarlas sin contradecir las usanzas de nuestro pueblo ni de los Colegios Heráldicos.

    Art 3.- La Capilla Heráldica tiene libertad para confeccionar estas normas en un Código interno y aplicarlo en el territorio de Valencia, así como de decidir en materia de timbres y ornamentos permitidos, formas del blasón, colores y metales.
[/quote]

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicolino
avatar

Mensajes : 1226
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Localización : Játiva, Reino de Valencia

MensajeTema: Re: Estatutos de la Capilla Heráldica   Mar Mar 14, 2017 11:51 pm

Citación :
    ESTATUTOS DE LA CAPILLA HERÁLDICA DE SAN GABRIEL



    Preámbulo.

    Los presentes estatutos definen la organización, estructura y funciones de la Capilla Heráldica Real de Valencia, y solo podrán ser modificados bajo aprobación de las cortes del reino legalmente establecidas. Teniendo a partir de ahora rango de ley Foral.


    Título I: Sobre la Capilla Heráldica como Institución Real.

    Art. 1.- La Capilla Heráldica Real del Reino de Valencia se encuentra en la Capilla de San Gabriel, en las dependencias del Palacio Real, sito en la Dos Veces Leal ciudad de Valencia.

    Art. 2.- La Capilla Heráldica es la Institución Real que regula los títulos de Nobleza y sus reglas de blasonamiento, así como otros asuntos que conciernan a la Nobleza del Reino. Serán sus principales funciones el registro de armoriales, la resolución de asuntos referentes a los vínculos de vasallaje, y la validación de testamentos, así como la confirmación de sucesiones y herencias.

    Art. 3.- Dependerán de la Capilla Heráldica las Crónicas del Reino, así como la Cartografía de Valencia, la disposición de feudos y heredades, y la distribución de las propiedades en las ciudades de realengo.

    Art 4.- El blasón de la Capilla será: “De campo compuesto cuartelado, el primero y el cuarto palados de oro y gules en nueve piezas, el segundo y el tercero de azur al castillo de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal. Terciado en banda azur que en su corazón ostenta una pluma brochante en oro, orientada del cantón al diestro del jefe al cantón siniestro de la punta. Timbrado todo con corona real”

    Art 5.- La Capilla Heráldica estará dirigida por un Heraldo Mayor, auxiliado en sus funciones por un Heraldo Menor o en su defecto un Secretario, designados por éste tras haber llamado a elecciones internas a estos mismos cargos. También formarán parte de esta un número indeterminado de Heraldos y Persevantes.

    Título II: Sobre la composición de la Capilla Heráldica

    Art. 1.- La Capilla Heráldica del Reino de Valencia está compuesta por Altos Oficiales, Oficiales de Armas, Heraldos y Preservantes. Cuyo orden jerárquico y formación del mismo grupo será el siguiente:
    • Se hallarán incluidos en el término de Alto Oficial el Heraldo Mayor y Heraldo Menor.
    • Se hallarán incluidos en el término de Oficiales de Armas el Heraldo Cronista y el Heraldo Notario.
    • Se hallarán incluidos en el término de Heraldos a los Heraldos ayudantes de la Capilla y de los Oficiales.
    • Se hallarán incluidos en el término de Preservantes de Armas a todos los ciudadanos que recién ingresen a la Capilla Heráldica.

    Art. 2.- Todo ciudadano residente en el Reino de Valencia puede ingresar en la Capilla Heráldica. Si perdiese su residencia en la misma, perdería con ella su pertenencia a la misma, salvo moratoria especial del Heraldo Mayor, que no podrá ser definitiva.

    Art. 3.- Un ciudadano que ingrese en la Capilla Heráldica lo hará con el rango de Persevante de Armas. La misión de los Persevantes será aprender el oficio de Heraldo. El tiempo mínimo que un nuevo miembro debe pasar como Persevante es de dos meses, salvo circunstancias excepcionales.
    Un miembro de la Capilla heráldica que abandone la misma y se reincorpore deberá pasar también dos meses como Persevante salvo oposición del Heraldo Mayor.

    Art. 4.- Un Persevante que haya cumplido un mínimo dos meses de trabajo y aprendizaje y que la Asamblea de Heraldos considere preparado podrá ser admitido como Heraldo. Recibirá los símbolos de su cargo en una ceremonia presidida por un Alto Oficial.

    Art. 5.- Los Heraldos, Oficiales de Armas y Altos oficiales conformarán una Asamblea de Heraldos. Todos los integrantes tendrán voz y voto, siendo el del Rey voto de calidad, que resolverá en caso de empate.

    Art. 6.- Tras la elección de un nuevo Soberano e inmediatamente después de la coronación del nuevo Rey de Valencia, los Altos Oficiales y los Oficiales de Armas pierden su rango, salvo oposición del Soberano electo.

      I El Heraldo Mayor será escogido por El Rey legitimo del Reino de Valencia de entre los miembros de la Capilla Heráldica, y en su ausencia por su Regente, y si no lo hubiera por el Consejo Real. Al tener estatus de embajador personal del Rey, corresponde a este el privilegio de su nominación. En caso comprobado de la inactividad de los miembros de la Capilla Heráldica se podrá escoger a un Heraldo Mayor fuera de esta

      II Los Heraldos se reunirán en asamblea pública y elegirán entre ellos a los Oficiales de Armas. En caso de empate, se repetirá la votación. Si tras tres votaciones no se rompe el empate, será el Rey quien determine con su voto a los Oficiales de Armas, rompiendo el empate.

    Art. 7.- Tras la elección, el nuevo Heraldo Mayor recibirá en una ceremonia, de manos del Rey, los símbolos de su cargo. Designará entonces entre los Heraldos un Heraldo Menor, al que entregará en una ceremonia los símbolos de su cargo.

    Título III: Sobre la Destitución

    Art 1.- Para cualquier Alto Oficial, Oficial de Armas, Heraldo o Preservante de la Capilla heráldica serán causa de destitución la dejación injustificada de sus funciones, su expreso pedido, el incumplimiento de estos Estatutos, o el desacato/incumplimiento de los pedidos realizados por su superior.

    Art. 2.- Hacer efectiva la destitución corresponderá al mismo cargo que le nombró.


    Título IV: De las funciones de la Capilla Heráldica


    Art. 1.- Será competencia de los Soberanos y la Capilla Heráldica la creación de títulos nobiliarios, delimitando su extensión y adjudicándoles un blasón.

    Art. 2.- Será competencia de la Capilla Heráldica la creación, reconocimiento y almacenamiento de blasones, tanto feudales como familiares, debiendo siempre velar por su respeto a las leyes Heráldicas.

    Art. 3.- En casos de hechos de armas dudosos o confrontaciones nobiliarias, será la Capilla Heráldica la encargada de dirimir en las disputas. Si esta no llegara a un acuerdo, el voto real resolvería la afrenta.

    Art. 4.- Corresponde a la Capilla Heráldica el derecho a dirigir ceremonias oficiales, debiendo haber un miembro de la misma en todo acto oficial. Según la importancia de la ceremonia, será enviado un Heraldo o el propio Heraldo Mayor salvo oposición real.

    Art. 5.- De forma conjunta con el Camarlengo del Reino, será la Capilla Heráldica la encargada de organizar torneos y lides de caballeros armados, de las que participarán como jueces y garantes del respeto a las normas de la caballería. En el caso de los Torneos Reales, será obligada la presencia del Heraldo Mayor salvo dispensa expresa del Rey.

    Art. 6.- Los Heraldos, desde el momento de su nombramiento como tales, adquieren dignidad diplomática, siendo embajadores personales de los Soberanos. Sin embargo, sus deberes no deberán interferir con los de la Diplomacia Real.

    Art. 7.- La Capilla Heráldica Real tendrá a su cargo las tareas de evaluar las peticiones nobiliarias, crear, almacenar y reconocer blasones y títulos nobiliarios, tanto internos como, y en el caso de reconocimientos, extranjeros, velar por su legalidad y corrección, discernir en hechos de armas, dirigir las ceremonias oficiales salvo oposición real y organizar torneos.

    Art. 8.- Será competencia de la Capilla Heráldica brindar consejo al Monarca respecto de los títulos que este ha de conceder, así como auxiliarlo en la elección de feudos y la repartición de su acervo feudal.

    Título V: Funciones de los Miembros de la Capilla Heráldica

    Art. 1.- Sobre el Heraldo Mayor es un Alto Funcionario Real, sujeto por tanto a las normativas relativas a estos. Será la cabeza de la Institución y su representante ante la Corona, con la dignidad de Primer Heraldo del Reino. Y cuenta entre sus funciones las siguientes:

    • Será prerrogativa del Maestro de Armas dirigir y organizar la Capilla Heráldica.
    • Creación de armoriales, que incluyan el blasonamiento de la nobleza, las familias, las instituciones y los individuos.
    • Confección y validación de blasones, o su adecuamiento a las normas heráldicas.
    • Confección y validación de sellos oficiales y particulares.
    • Control del uso de los títulos nobiliarios.
    • Informar al Rey de forma periódica del estado de la Res Nobilis en el Reino.
    • Validación de testamentos y reconocimiento de líneas de sucesión legítimas.
    • Confirmación de últimas voluntades y/o legados de títulos en vida y asegurarse de que sean cumplidas.
    • Legitimización de reclamaciones sobre títulos nobiliarios, previa sanción del Rey.
    • Estudiar propuestas de ennoblecimiento y vasallaje, pudiendo proponerlas ante el Rey y su Consejo.
    • Reconocer la existencia de nobles y feudos extranjeros en tierras valencianas.
    • Decidir en causas dudosas de hechos de armas.
    • Denunciar las guerras y asentar paces entre nobles.
    • Hacer de testigo de los actos de valor.
    • Presidir ceremonias y juegos.
    • Cesar, elegir y/o nombrar Perseverantes de Armas que le asistan en su labor o a uno de los Oficiales de Armas.
    • Los atributos del Heraldo Mayor serán dos bengalas, dichas “caduceos”, una palado de oro y gules en nueve piezas y otra de azur sembrada de castillos de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal, rematadas en los extremos superior por una corona al natural e inferior por un tope semiesférico de oro. Heráldicamente, se portarán en sotuer, acoladas tras el blasón.

    Art. 2.- El Heraldo Menor es un Alto Oficial sujeto por tanto a las normativas relativas a estos. Será el segundo al mando de la Institución, con la dignidad de Segundo Heraldo del Reino. Y cuenta entre sus funciones las siguientes:

    • Será prerrogativa del Heraldo Menor ayudar al Heraldo Mayor a dirigir y organizar la Capilla Heráldica.
    • En cuantas votaciones se lleven a cabo en la Asamblea de Heraldos, y en ausencia del Heraldo Mayor, el Heraldo Menor dispone de voto de calidad.
    • El Heraldo Menor dirigirá las ceremonias reales en ausencia del Heraldo Mayor.
    • Los atributos del Heraldo Menor serán dos bengalas, dichas “caduceos”, una palado de oro y gules en nueve piezas y otra de azur sembrada de castillos de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal, rematadas en los extremos superior e inferior por un tope semiesférico de oro. Heráldicamente, se portarán en sotuer, acoladas tras el blasón.

    Art. 3.- El Heraldo Chronista, será un Oficial de Armas integrante de la Capilla Heráldica, y entre sus funciones se hallan:

    • Llevar a cabo la narración en forma de crónicas, de todo acontecimiento importante para el reino, y su historia, así como de de aquellos sucesos que el Rey considere oportunos resaltar.
    • Registrar la sucesión en los títulos nobiliarios.
    • Registrar la sucesión en los cargos de las instituciones reales.
    • Advertir las hazañas militares testificando de ellas para su remuneración y premio.
    • Narrar los hechos heroicos y méritos de las Casas nobles para la inclusión en sus genealogías o para las divisas que el Rey deseara otorgar a la Casa.
    • Los atributos del Heraldo Chronista serán dos bengalas, dichas “caduceos”, una palado de oro y gules en nueve piezas y otra de azur sembrada de castillos de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal, rematadas en los extremos superior e inferior por un tope semiesférico de oro. Heráldicamente, se portarán en sotuer, acoladas tras el blasón.

    Art. 4. - El Heraldo Notario será un Oficial de Armas, y sus funciones las siguientes:

    • Confeccionar y mantener actualizados los mapas territoriales de la Nobleza feudataria existente en el reino de Valencia, delimitando sus feudos y propiedades.
    • Señalar las posesiones de realengo y su ubicación.
    • Marcar los límites de las reclamaciones del Reino y su soberanía de iure sobre los territorios que le pertenecen.
    • Dirigir la confección de los mapas y catastros de las ciudades del Reino.
    • Mediar, y si está entre sus posibilidades, solucionar, disputas territoriales sobre posesiones y superposiciones de feudos y soberanías en determinado lugar geográfico.
    • Vigilar el cumplimiento de los deberes de los nobles.
    • Los atributos del Heraldo Notario serán dos bengalas, dichas “caduceos”, una palado de oro y gules en nueve piezas y otra de azur sembrada de castillos de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal, rematadas en los extremos superior e inferior por un tope semiesférico de oro. Heráldicamente, se portarán en sotuer, acoladas tras el blasón.

    Art 6.- De los Heraldos y sus funciones:

    • Los Heraldos serán promocionados entre los Persevantes que hayan cumplido su tiempo de instrucción y se encuentren preparados para tomar el puesto.
    • Serán promocionados tras ser evaluados en una Asamblea de Heraldos, y solo si esta se pronuncia mayoritariamente a favor.
    • Los Heraldos disponen de voto en todas las votaciones que se lleven a cabo en el seno de la Capilla.
    • Sera prerrogativa de los Heraldos auxiliar a los Altos oficiales así como a los Oficiales de Armas en todo lo concerniente a la Capilla Heráldica.
    • Los Heraldos podrán dirigir ceremonias que requieran su presencia. Todo ennoblecimiento deberá contar con un Heraldo, al menos, para que sea considerado válido.
    • Los atributos de los Heraldos serán dos bengalas, dichas “caduceos”, una palado de oro y gules en nueve piezas y otra de azur sembrada de castillos de plata, sobre un mar ondulado del mismo metal, rematadas en los extremos superior e inferior por un tope plano de oro. Heráldicamente, se portarán en sotuer, acoladas tras el blasón.

    Art. 7.- De los Preservantes
    • Se entiende por Persevante a un ciudadano que, libremente, se une a la Capilla Heráldica para aprender el oficio de Heraldo. No tendrán consideración de Funcionarios Reales.
    • Los Persevantes tendrán voz en toda votación que se lleve a cabo en el seno de la Capilla Heráldica.
    • Los Persevantes tendrán derecho a recibir instrucción heráldica y cuantos materiales necesiten para completarla.

    Titulo VI: Sobre el incumplimiento de los Estatutos nobiliarios y del Tribunal Heráldico

    Art.1. -
    En caso de incumplimientos graves, será instituido un Tribunal que podrá juzgar a los nobles que han sido denunciados. El desarrollo del proceso será igual a aquel jurídico, dónde los miembros del Capilla serán los jueces y un noble valenciano será el Fiscal. El tribunal Heráldico tiene el poder de proclamar la recesión del título y la expropiación del feudo o bien de sancionar con deshonra, temporal o permanente, el condenado.

    Art.2. - Para los siguientes crímenes especiales la confiscación de los feudos será automática, sin deber pasar por un proceso:
    • El noble que hubiera cometido brujería;
    • El noble que no comunicara a la heráldica su cambio de Identidad;
    • El noble excomulgado o que haya abandonado la religión aristotélica;
    • El negarse a rendir pleitesía a su Soberano, rehusarse a servirle en leva, o desoír las obligaciones de lealtad que imponen el vínculo vasálico ;

    Art. 3.- La usurpación de un Título Nobiliario, de un blasón o adecentar el propio con ornamentos que no le correspondan por nobleza y/o cargo institucional; es considerado delito de Traición en el Reino de Valencia y será perseguido por los tribunales mediante juicio público conducido por la propia Capilla Heráldica. La Capilla Heráldica podrá requerir de la presencia y actuación del Juez en caso de requerirlo para poner castigo a un delito que sea considerado grave.

    Art. 4.-
    También serán tomadas en consideraciones las denuncias por crímenes menos graves, como la cobardía, el falso testimonio y las afrentas contra el honor, entre otros.

    Art. 5.- Todo aquel al que le haya sido retirado un título nobiliario y continúe portando las armas y ornamentos que lo distinguían como tal, incurrirá en un delito de desorden público y será debidamente denunciado por esta Capilla Heráldica, en caso de que la advertencia escrita previamente enviada, sea ignorada.

    Art. 6.-
    Todo aquel que esté haciendo uso de un escudo considerado No Válido por la Capilla Heráldica, incurrirá en un delito de desorden público y será debidamente denunciado por esta Capilla Heráldica, en caso de que la advertencia escrita previamente enviada, sea ignorada.

    Título VII: Sobre las Familias

    Art.1. - Un Linaje es cualquier grupo de 3 o más personas atadas entre ellos por vínculos de parentesco y unidos bajo el mismo apellido y arma heráldica. Los vínculos de parentesco son:
    • La unión de sangre
    • La boda
    • la adopción

    Los vínculos de parentesco son representados y resumidos en un árbol genealógico, junto al orden de nacimiento. Cada linaje es conducido por el Jefe de Familia (Pater Familias o Mater Familias), responsable de la reputación de la familia misma.

    Art.2. - Los Linajes son subdivididos según las siguientes clases sociales, de la más elevada a la más modesta:
      1. Familia Real
      2. Familia Noble
      3. Familia Burguesa
      La capilla heráldica se ocupa y administra las familias que han hecho expresamente solicitud de reconocimiento.

    Art.3. - Todos los linajes reconocidos tienen el deber de mantener actualizado el árbol genealógico familiar y la historia de familia. El árbol genealógico tiene que ilustrar con claridad:

    • El tipo de vínculos de parentesco entre los miembros del linaje;
    • El orden de nacimiento entre hermanos;
    • Los parientes adquiridos
    • Los difuntos
    • Los excluidos
    • Los adoptados
    • El jefe del linaje

    En cualquier momento el Jefe de la Familia puede pedir la reevaluación de un linaje, llevando toda la documentación necesaria.

    Título VIII: Del blasonamiento, la glíptica y todo lo que atañe al oficio de los Heraldos

    Art. 1.-
    Las cuestiones concernientes al blasonamiento, la glíptica, y la heráldica cómo disciplina en sí misma, serán recopiladas, reguladas y modificadas por los Heraldos en base a los Tratados y Reglas internacionales, hallándose éstas leyes de la Heráldica protegidas por éste Estatuto.

    Art 2.-
    Será deber de los Heraldos velar por el cumplimiento de éstas normas en su labor, y la aplicación de las mismas al blasonamiento y al reconocimiento de los blasones y armoriales, pudiendo adaptarlas y ampliarlas sin contradecir las usanzas de nuestro pueblo ni de los Colegios Heráldicos.

    Art. 3.-
    La Capilla Heráldica tiene libertad para confeccionar estas normas en un Código interno y aplicarlo en el territorio de Valencia, así como de decidir en materia de timbres y ornamentos permitidos, formas del blasón, colores y metales.

    Art.4.- La capilla heráldica también se ocupa de la realización de los sellos, los que son reservados a los señores feudales, a las instituciones, a los linajes, a las compañías militares y a las órdenes de caballería.
    Es prevista la forma redonda por los sellos masculinos, femeninos, de las instituciones, de los órdenes militares y de los linajes.
    Es aceptada la forma ovalada por los sellos de los religiosos.

    *Los sellos rojos se utilizan para firmar documentos privados, como las cartas.
    *Los sellos amarillos se utilizan para firmar cualquier documento de carácter público, como comunicados, leyes provisionales, órdenes, anuncios o sentencias.
    *Los sellos verdes se utilizan para firmar documentos de duración indefinida cuyo valor vaya más allá incluso que el cargo o la vida de la persona que lo utilizó, como tratados internacionales, leyes forales o validación de blasones.


    Título IX: De las situaciones no previstas en este Estatuto y de la modificación del mismo.

    Art. 1- Toda situación no prevista en este artículo será puesta en conocimiento del Rey, quién suplirá la ley.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Estatutos de la Capilla Heráldica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Estatutos de la Capilla Heráldica
» (D-V) PL DE HERÁLDICA E HIMNO DE CASTILLA Y LEÓN (GOBIERNO)
» Basílica Nuestra Señora del Rosario y Convento de Santo Domingo
» III Congreso del Partido Demócrata Popular
» Congreso Fundacional de Ciutadans (C's)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Palau Reial de València :: Los Archivos :: El Archivo Real :: Las Leyes Vigentes-