Palau del Reial, Regne de València - Sede de la Administración del Reyno
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Estatuto Militar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nicolino
avatar

Mensajes : 1226
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Localización : Játiva, Reino de Valencia

MensajeTema: Estatuto Militar   Jue Ene 03, 2013 10:18 pm

Citación :
    ESTATUTO MILITAR DEL REINO DE VALENCIA

    Nos, las Cortes de Valencia, siendo necesaria la reforma de éste área para perpetuar el legado de nuestros Reyes y la libertad de nuestro pueblo, frente a los nuevos tiempos que se avecinan, para defender nuestra tierra de las aspiraciones de Casas extranjeras y de los infieles del Sur, otorgamos a nuestro Reino, el presente estatuto, en virtud de lo que nuestros Fueros establecen, y le damos jerarquía de Ley Foral.

    Es pues, nuestro objetivo, el reforzar la tradición militar y las funciones de la nobleza, que jamás habrá de olvidar que su función será la defensa de su tierra a toda costa, y por eso, se le encarga su defensa y el gobierno de sus feudos.


    Título I: De la Naturaleza del Sistema Militar y los Principios de Defensa del Reino de Valencia

    Artículo 1.- La defensa del Reino de Valencia y su servicio por las armas en toda campaña será deber de su nobleza, feudataria y no feudataria, de las milicias y levas que pudieran conformarse, y del ejército regular que será la columna vertebral de las fuerzas del Reino.

    Art. 2.- En caso de guerra, será deber de valenciano cualquiera sea su condición, a excepción de los hombres y mujeres entregados a Dios y al servicio de la fe, el tomar las armas y defender a su patria, así cómo el dejar a un lado toda rencilla interna, y arrimar el hombro hacia su hermano, luchando por el bienestar del Reino y la legítima defensa de sus Fueros y derechos. Este principio es básico en la esencia del valenciano, y habrá de hallarse sobre todas las cosas.

    Art. 3.- Es el rey la cabeza principal en asuntos militares, actuando, en cualquier caso, como Comandante de los ejercitos del Reino de Valencia. Los nobles tendrán un lugar privilegiado en la dirección del ejército del Reino y en la vida militar, así cómo preferentemente serán quienes comanden las levas que pudieran conformarse, debiendo guiar a sus soldados dando siempre ejemplo de lealtad y entrega hacia el Reino, sus Cortes, y sus gentes, demostrando gallardía y caballerosidad en cada acto y frente a cualquier batalla.

    Art. 4.- El Gobierno, como encargado en administración de la economía del reino, habrá de ser quién sufrague los gastos de cualquier campaña militar, cuando así lo solicite el Consejo de Armas, mas en caso de que éste no esté en condiciones de brindar soporte a las tropas valencianas, habrán de colaborar los alcaldes, nobles y soldados, recordando siempre que obran en beneficio de todo el Reino (y por ende también de si mismos), y que su colaboración servirá para mayor gloria de Valencia, así cómo la garantizar el bienestar de las futuras generaciones.

    Título II: De los Gremios Militares

    Art. 1.- Se considera Gremio Militar, como nomenclatura básica, a todo grupo de personas que se reúnan con el fin de ejercer como organización funciones y servicios militares portando armas.

    Art. 2.- Un "Gremio Militar" será considerado cómo extranjero, cuando sus lealtades correspondan a una persona o causa que exista fuera de las fronteras del Reino de Valencia y luchen en su defensa. Los Ejércitos Oficiales Extranjeros, entrarán pues en esta categoría, y estará totalmente prohibida su pertenencia a cualquier valenciano, so pena de muerte. Un Gremio Militar Extranjero, no podrá sentar base alguna en Valencia y no será reconocido cómo Gremio Militar Valenciano.

    Art. 3.- Los Santos Ejércitos se hallarán exceptuados de esta regla, al Ser la Iglesia dónde los hombres, y al hallarse esta extendida por toda la faz de la tierra, siendo dónde nosotros, y no teniendo Sede In Gratibus, salvo, que tendrán como regla de protocolo, antes de asentare en Valencia y constituirse formalmente, validar sus credenciales ante el Rey de Valencia, avalando sus documentos con los sellos de la Curia Romana y certificados por el Arzobispo de Valencia. Se reconoce pues que la comunidad aristotélica se halla en comunión con Valencia, siendo los aristotélicos Iglesia y ciudadanos a la vez. Por eso, se reconoce la potestad de la Iglesia para extender su milicia en territorio Valenciano, y se reconoce cómo legítima causa su misión de proteger los lugares de culto, a la fe y a sus ministros, así cómo se reconoce cómo avalada su lealtad hacia Dios y al Papa, por lo que todo Gremio Militar que sea reconocido por Roma y tenga asiento en el Alto Consejo de los Santos Ejércitos, es reconocido por el Reino de Valencia. Ademas, es potestad y derecho del Rey, de las cortes, y del Reino de Valencia, en la poseción de soberanía absoluta sobre suelo valenciano, si de conocerse que estos ejércitos amenazan o atentan contra los intereses del Rey o del Reino, prohibir que sus miembros se alcen o porten armas en territorio Valenciano en tanto se inicie un debate de la situación con Roma, de lo contrario el Reino se reserva el derecho de iniciar juicios por alta traición a sus miembros.

    Art 4.- Los siguientes tipos de agrupaciones, serán consideradas Gremio Militar:

    ☩ Ejércitos Oficiales.
    ☩ Ordenes Militares.
    ☩ Ordenes Militares Religiosas.
    ☩ Flotas de Guerra, y compañías navales con navíos de guerra.
    ☩ Agrupaciones o Tropas Mercenarias.
    ☩ Otros Similares.

    Título III: Del Consejo de Armas y la coordinación de los Gremios Militares Valencianos

    Art. 1.- Conformarán el Consejo de Armas:

    ☩ El Rey
    ☩ El Senescal.
    ☩ Por la Nobleza: Dos nobles feudatarios versados en el arte de la guerra nombrados por la Corte de los Caballeros, Barones y Ricos-Hombres.
    ☩ Por la Generalitat: Gobernador y Capitán con cargo vigente
    ☩ Todo aquel que este consejo en votación mayoritaria decidiera convocar.

    Art. 2.- Entre la Nobleza feudataria habrá de elegir el Rey con asesoramiento de su Consejo Real al más hábil y experimentado en el ámbito militar para que estructure y organice en nombre del Rey a las tropas de Valencia bajo el título de Senescal del Reyno.

    Art. 3.- El Consejo de Armas será un órgano permanente, y los Gremios Militares habrán de rendir cuentas, cuando se les solicite, al Consejo de Armas sobre la cantidad de tropas con las que cuentan, armamento disponibles y destreza de sus soldados, así cómo actividad y disponibilidad.

    Art. 4.- Asimismo, el Consejo de Armas será la máxima instancia del ejército regular estando a cargo de éste y de su funcionamiento de forma directa. Y se regirá bajo un estatuto redactado por el mismo.

    Art. 5.- Las atribuciones del Consejo de Armas serán las siguientes:
    ☩ El mando operativo de los ejércitos,
    ☩ Los asuntos militares generales,
    ☩ La supervisión de la actividad militar,
    ☩ La defensa del Reino y
    ☩ La dirección de las campañas en el extranjero.
    El Consejo de Armas está facultado para tomar toda decisión militar no atribuida a ninguna otra persona o institución.

    Art. 6.- El cargo de Senescal también será permanente, y en tiempos de paz, en nombre del Rey, presidirá el Consejo de Armas y se encargará de asuntos de seguridad interior, vigilancia de las fronteras y extranjeros, aplicación de la justicia sobre reos y bandidos, así cómo de supervisar la defensa naval y de la Capital. En tiempos de guerra, o cuando el mismo consejo o Rey lo considere necesario, es deber del monarca acudir para participar activamente como presidente de este consejo.

    Art. 7.- El Senescal del Reyno podrá ser destituido en cualquier momento por el Rey, así mismo, el Consejo Real, las Cortes, o Consejo de Armas podrán votar para su destitución, y el Rey está en deber de pronunciarla. En todo caso, se requerirá mayoría absoluta de los votos a favor en el órgano que deseara llevar adelante la destitución para que la decisión fuera efectiva.

    Título IV: De la Instauración y Reconocimiento de los Gremios Militares

    Art. 1.- Corresponde al Consejo de Armas el reconocimiento y autorización para la instauración de cualquier Gremio Militar, previa Audiencia solicitada con el Rey, quien podrá delegar en el Senescal la revisión de propuesta de sus estatutos, que una vez aprobados por el monarca pasarán a votación del Consejo de Armas y podrán ser reconocidos por mayoría simple.

    Art. 2.- Todo Gremio Militar para su vigencia dentro del Reino de Valencia, deberá de mantener su registro en el Consejo de Armas facilitando información que este Consejo pueda requerir para efectos de Seguridad.

    Art. 3.- Todo Gremio Militar – a excepción las instituciones oficiales - es libre y autónomo en la conformación de los estatutos que lo rijan, siempre manteniendo como margen la Legislación Militar de Valencia, incluido esta Ley Foral.

    Art. 4.- Para la Instauración y reconocimiento de una Orden Militar o de Caballería, será necesaria la reunión de cómo mínimo ocho hombres dispuestos a iniciarla y continuarla.

    Art. 5.- Para la Instauración y reconocimiento de una Compañía de Mercenarios con Sede en Valencia, serán necesarios cómo mínimo cinco hombres dispuestos a iniciarla y continuarla, así cómo unos Estatutos, y un Contrato o Condotta a ser firmada por el Reino de Valencia, que indique que la Compañía prestará sus servicios al Reino de Valencia cuando esta así lo requiera, y rigiendo para ella las mismas obligaciones que para una Hueste Nobiliaria.

    Art. 6.- Para la instauración y reconocimiento de una Flota de Guerra o Compañía Naval independiente con capacidad de tener navíos de guerra, o de flota o compañía corsaria alguna, habrán de presentarse unos Estatutos y un Contrato a ser firmada por el Consulado del Mar, quién se encargará de otorgar patentes de corso o reconocimientos en este área.

    Título V: De su estructura Básica para efectos de organización general en el Reino

    Art. 1.- Todo Gremio Militar es autónomo en su organización y escalafón, mas debe contar básicamente con un miembro principal y un segundo, que para efectos de reuniones o coordinaciones con el Consejo de Armas, u otro tipo de situaciones, ejerza como representante y garante del acuerdo que por pacto tienen los miembros del Gremio Militar.

    Art. 2.- Este Comandante, Maestre, Capitán o Condotiero y su segundo al mando, así como su autoridad y puesto, serán reconocidos por el Reino de Valencia mediante el Consejo de Armas, y habrán de volver a ser confirmados cada vez que el Gremio Militar renueve sus cargos.

    Título VI: De los Ejércitos Oficiales

    Art. 1.- Se considera como Ejercito Oficial a toda Institución Militar que goce del amparo del Reino para su ejercicio.

    Art. 2.- Sus obligaciones y deberes vendrán regulados en sus propios Estatutos por considerarse Instituciones Oficiales.

    Art. 3.- Corresponde su sometimiento al Fuero Militar.

    Art 4.- Serán instituciones oficiales, con reconocimiento irrevocable, las siguientes:

    ☩ El Ejército Regular, que será la principal de las fuerzas del Reino, incluirá entre sus filas al grueso de las tropas y será la defensa y espada permanente de Valencia, así como el lugar dónde los eruditos en el área de la vía de la guerra o quién deseara emprender carrera militar habrán de desempeñarse.

    ☩ La Armada Valenciana, dónde habrán de servir además de marinos, capitanes y almirantes especializados. Esta Armada habrá de estar continuamente bajo jurisdicción del Consejo de Armas en colaboración conjunta con el Consulado del Mar, órgano encargado de la administración marítima y portuaria. El Almirante tendrá sillón permanente como miembro del Consulado del Mar, independientemente de cualquier otro cargo que funja dentro del mismo, y tendrá sillon en el Consejo de Armas en tiempos de guerra, o cuando así lo estime conveniente dicho Consejo, y hará de enlace directo entre Consejo de Armas y Consulado del Mar. En tiempos de paz el Almirante es un miembro observador en el consulado, con el mismo derecho al de sus otros integrantes, mas en tiempos de Guerra, o cuando el Consejo de Armas lo solicite, el Almirante pasará a ser cabeza principal en el Consulado del Mar. El Almirante de la Armada Valenciana es propuesto por el Consulado del Mar y ratificado por mayoría simple en votación del Consejo de Armas, y por el mismo medio pierde su condición de tal.

    Art 5.- La nobleza también es reconocida en su pluralidad como parte fundamental de las tropas del Reino, pero no estarán obligados a conformar Huestes y a mantener determinado número de espadas al servicio del Reino. Por ende, dejan de existir las Huestes como Gremio Militar oficial. Y si algún noble deseará fundar hueste, o después de este documento continuar con la que ya tiene, tendrá la opción de hacerlo en condición de Orden Militar, cumpliendo los requisitos y procedimientos que en este mismo documento se indican.

    Título VII: De la leva

    Art. 1.- En caso de necesidad podrá el Rey o, en su ausencia, el Senescal, y en ausencia de estos dos, el Real Consejo de Armas, llamar a los valencianos a la leva.

    Art. 2.- Todo aquél que responda a la llamada a la leva será considerado militar y por tanto quedará sujeto a lo prescrito en la presente.

    Art. 3.- Quien sirva al Reino en una leva recibirá mando y las órdenes subsecuentes.

    Art. 4.- La institución convocante disolverá la leva una vez cumpla su cometido, concluyendo sus compromisos para con las armas.

    Título VIII: De las Órdenes Militares o de Caballería

    Art. 1.- Toda Orden que encaje dentro de esta categoría tendrá derecho a administrar un Castillo y su villa, pasando a posesión de la Orden hasta su disolución o revocación de reconocimiento por mayoría simple de votación por parte del Consejo de Armas.

    Art. 2.- El Maestre de la Orden deberá de ser de iure et facto Valenciano, acreditando residencia en el Reino de Valencia. Los Maestres de dichas ordenes en su calidad de directores de la Orden ostentaran el tratamiento de “Fidelísimo Maestre de…”, y así se detentará tal titulo hasta que la orden nomine un nuevo Maestre, pasándose así continuamente a cada director que sucediera al anterior. Lo mismo sucederá con las tierras y edificios en posesión de la Orden.

    Art. 3.- Los miembros de las distintas Ordenes reconocidas en el Reino de Valencia podrán nominarse como “Caballeros de…”, mas aquella nomenclatura no les hace participes ni relacionados con el Título Nobiliario de Caballero.

    Art. 4.- Toda Orden que encaje en este Título y todos sus miembros, jurarán lealtad al Reino de Valencia y a sus monarcas, y en tiempos de guerra deberán asistir al llamado del Consejo de Armas cuando este así lo invoque. Así, deberán de señalar su estatus de vasallos del Reino dentro de sus estatutos.

    Título IX: De las Agrupaciones Mercenarias y Otros Similares

    Art. 1.- Son libres de agruparse mercenarios y ejercer su oficio dentro del Reino de Valencia, siempre y cuando se cumplan con todos los artículos señalados en este documento. Y siempre y cuando no rompan con el orden que rige el marco Legal del Reino.

    Art. 2.- En tiempos de guerra todas las agrupaciones mercenarias y similares se someterán a la autoridad del Consejo de Armas. En caso de negarse a someterse a las decisiones del Consejo de Armas o no acudir ante su llamado, será anulado su reconocimiento y contrato por parte del Reino de Valencia.

    Título X: De la duplicidad de Servicio

    Art. 1.- Todo Militar Valenciano que pertenezca a un Gremio Militar no podrá ejercer en otro al mismo tiempo.

    Título XI: De las sanciones

    Art. 1.- Todo grupo de personas que notablemente se pueda considerar como Gremio Militar y no cumpla con solicitar autorización de ejercicio, podrá ser enjuiciado en el cargo de Alta Traición.

    Art. 2.- El Consejo de Armas podrá retirar autorización a todo Gremio Militar que incumpla con lo estipulado en este documento, o con lo establecido en la legislación Valenciana, o por algún motivo que se pueda considerar como causal para aquello.

    Art. 3.- El incumplimiento de las normas dictadas en este documento dará lugar a que se pueda iniciar juicio por Alta Traición.

    Art. 4.- Todos los militares e integrantes de algún Gremio Militar, quedarán ligados al Fuero Militar del Reino de Valencia, especificándose allí el derecho castrense y la aplicación de penas o medidas disciplinarias, acorde a la Ley de Valencia.


+++++Addendum: Toda ley o documento que a fecha de esta publicación tuviere en sus párrafos carencia de esta orden o contrariedad con esta, mándese de inmediato a corregir según esta es Ley Foral y cíñase a este documento como principal.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Estatuto Militar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Filtración de documentos de ETA (político-militar)
» ABC · Primeras planas - "Un militar mata a otro en el Cuartel de Zaragoza"
» Carrera militar
» Proyecto de Estatuto de Autonomía de Castilla y León (Gobierno)
» Sesión plenaria nº 1.- Elaboración y aprobación del Estatuto de Autonomía

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Palau Reial de València :: Los Archivos :: El Archivo Real :: Las Leyes Vigentes-